Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

ACCIDENTES INFANTILES

¿Quién no ha tenido que salir corriendo en alguna ocasión a urgencias porque su hijo se ha caído, se ha quemado o se ha hecho una brecha y sangra a borbotones?

Aquí os dejo el programa de hoy en vídeo.

Y es que  “las LESIONES (accidentes infantiles) constituyen la primera causa de muerte en la infancia en la Unión Europea. Son también la principal causa de dolor, sufrimiento y discapacidad que a lo largo de la vida pueden tener consecuencias graves sobre el desarrollo físico, psíquico y social del niño lesionado” dicho por la Asociación Española de Pediatría y su Comité de Seguridad y Prevención de lesiones no intencionadas en la infancia.

 Uso del TACATÁ.

Vamos con algunos datos:

Las estimaciones a partir de la información recogida en la European Injury Database indican que, en los 28 estados de la UE, cada año se producen aproximadamente 580 lesiones relacionadas con andadores en niños de entre 0 y 4 años de edad lo suficientemente graves como para necesitar asistencia sanitaria. 

  • Entre un 12 y un 33% de los niños que utilizan un andador sufrirán un accidente.
  • El riesgode caerse por unas escaleras se multiplica por 4 con respecto a los niños que no lo utilizan
  • Tienen el doble de riesgo de sufrir un traumatismo craneoencefálicoy de fracturas de brazos y piernas.
  • Mayor riesgo de quemaduras e intoxicaciones.
  • Los niños que utilizan andadores tardan más en andar.

Por todos estos motivos en Canadá está prohibida su publicidad y su venta.

  • Es como darle un Ferrari a un niño de 14 años.
  • Pensad que los andadores los utilizan los niños cuando aún no saben andar, entre los 7 y los 12 meses. Yo aquí les digo a mis pacientes:

Es en esa fase donde nuestros hijos han de estar en el suelo: gateando, los que gateen; reptando, sentándose, levantándose, midiendo sus movimientos, mirándose los pies cuando dan sus primeros pasitos, ejercitando sus músculos, estableciendo sus puntos de referencia y desarrollando su equilibrio.
Si en esa edad no saben andar es precisamente por eso, porque antes han de experimentar todo esto.
Si les ponemos en un tacatá nos saltamos una fase vital en su desarrollo motor. Además el niño al estar apoyado con sus manos para caminar, establecerá unos puntos de equilibrio erróneos, que no son los que luego necesitará para iniciar la marcha por sí mismo.

¿Y por qué tiene mucho más riesgo de sufrir accidentes?

Porque avanzan a una velocidad mucho más rápida de lo habitual, tiene acceso a cosas y objetos con más facilidad y aunque pretendamos estar pendientes de ellos sin apartar la vista ni un instante, es inevitable despistarse 2 segundos para coger el teléfono, para apagar el horno o para cerrar una puerta… Esos 2 segundos es el tiempo necesario para que nuestro hijo se caiga por unas escaleras o se golpee contra una estantería y le caiga un objeto pesado encima.

La Academia Americana de Pediatría es aún más contundente y propone:
1. Prohibir la fabricación y venta del andador para niños.
2. Educar a los padres sobre la ausencia de beneficios y los riesgos demostrados, sobre todo en
relación con las escaleras.
3. Programas comunitarios de recogida de andadores y reciclaje de sus materiales.
4. No permitir el uso del andador en los centros autorizados para el cuidado de niños.

Así que la próxima vez que algún amigo o familiar te pregunte ¿Quieres que le regalemos un tacatá?
Le puedes decir:

  • ¡Invítanos a comer y lo discutimos!

No te llevarás el tacatá, pero habrás disfrutado de una estupenda comida con la mejor compañía.
¡Yo, no lo dudaría!

“Yo he usado tacatá con mis hijos y nunca les ha pasado nada”

Cuando hablamos de evidencia científica no hablamos de experiencias personales. Yo os puedo contar mi experiencia personal con mi hijo cuando no quiere hacer los deberes y lo que me funciona y lo que no, eso es experiencia personal. Pero evidencia científica son palabras mayores: son conclusiones de grupos de expertos tras años de estudio y seguimiento no de tu hijo y del mío, no; ni siquiera de los hijos de mi barrio o de mi ciudad, tampoco. Son los datos de miles y miles de niños analizando todas las variables disponibles y que puedan afectar a los resultados.

Nosotros los padres disponemos de la información y somos nosotros los que tomamos las decisiones por nuestros hijos hasta que ellos sean capaces de tomarlas por ellos mismos. En nuestra mano está asumir o no los riesgos. Y eso sí es nuestra responsabilidad.

 

AHOGAMIENTOS

El ahogamiento es la principal causa de muerte accidental en niños entre 5 y 14 años en todo el mundo.

Más de 5.000 niños mueren ahogados cada año en Europa.

En España cada año sufrimos la pérdida de 450 personas de todas las edades, entre los cuales, 20-35 de los fallecidos son niños. Os animo a visitar ahogamiento.com con los últimos datos actualizados a día de hoy.

  • Se estima que el 80% de los ahogamientos infantiles son prevenibles.
  • Se estima que el vallado de las piscinas domésticas reduce el riesgo de ahogamiento en un 85% y la vigilancia y supervisión paterna prácticamente eliminan el riesgo de que el niño sufra un incidente con amenaza vital.
  • 20 cm de agua es suficiente para que un niño menor de 2 años se ahogue en menos de dos minutos, esto es un palmo de agua.

Perder a un hijo es devastador. Perderlo en estas circunstancias más aun.

Bañeras

  • Jamás dejes a tus hijos solos, ni con un palmo de agua.
  • Antes de sacarles de la bañera, quita el tapón, siempre.
  • No te alejes, ni para contestar una llamada, ni para ir a la habitación a por ropa, ni para coger pañales.
  • Nunca dejes los juguetes flotando dentro de la bañera. El niño de dos años que ya está fuera de la bañera, si está ahí y ve sus juguetes flotando puede intentar ir a cogerlos y caerse: fuera juguetes y quita el tapón antes de sacarles.

Collares de ámbar, cadenitas de bautizo, de primera comunión. 

Los collares de ámbar son mundialmente conocidos y utilizados para aliviar las molestias dentales de los bebés. Lo cierto es que no hay evidencia científica de que el ámbar tenga ninguna propiedad analgésica ni en la dentición de los niños, ni en nada. Si queréis ampliar información no dudéis en leer el post de mi querida amiga La Boticaria García al respecto aquí 

Es más, por mucho que las bolitas estén anudadas y parezcan seguras, es peligroso. Se han descrito casos de asfixia, atragantamientos y estrangulamientos por ello.

Cadenitas de primera comunión, de bautizo, pulseras y anillos: causa de desgarros, cortes, asfixia y enganchones con la consiguiente lesión. Nunca permitas que lleven cadenas al colegio, un tirón en el recreo podría causarles una lesión grave en el cuello. Los anillos, si se enganchan, pueden provocar un desgarro grave en el dedo, lo mismo ocurre con las pulseras de metal. Os propongo meter todo este tipo de joyería en una cajita con la fecha y la foto del día especial y guardarla como recuerdo. El otro día encontré yo en casa de mis padres mi cajita donde mi madre guardaba mis “primeras” joyas. (Primeras y últimas, por cierto, no soy nada “joyera” jaja)

 

CAMBIADORES

causa frecuente de caídas y lesiones graves.

Mil ojos.

Este era el motivo que urgencia que más me asustaba cuando empecé a hacer mis primeras guardias. Padres aterrados que entraban por la puerta de Urgencias corriendo, muchas veces llorando, con un bebé en brazos que se acababa de caer del cambiador.

-Pero si solo fue un segundo.- dicen padres devorados por el sentimiento de culpa.

  • No se deben apartar las manos del bebé en ningún momento. Pon tu mano siempre sobre su abdomen, aunque creas que no se da la vuelta; el día menos pensado la da y ya tenemos el susto.
  • Prepara todo lo que necesitas antes de poner al niño en el cambiador: pañales, cremitas, todo a mano.
  • Si tienes que coger algo que no está a tu alcance, coge a tu bebé contigo.
  • Ante una caída desde el cambiador al suelo, siempre acudir al pediatra.
  • Si lo cambias en la cama, no le dejes nunca solo, aunque pongas cojines. Muchas veces “hacen la croqueta” y se desplazan hasta caerse al suelo. No hay mes donde no llegue un bebé que se caído así.

 

TRAUMATISMOS CRANEOENCEFÁLICOS:

caídas en las que se golpean la cabeza.

Antes de nada, mantén la calma. Acude a urgencias si:

  • El niño es muy pequeño, menos de 3-6 meses.
  • Si la caída es superior a 1 m de altura.
  • El niño es mayor pero existe herida abierta que precisa puntos de sutura.
  • Si hay pérdida de conocimiento aunque sea por pocos minutos.
  • Tiene vómitos repetidos, dolor de cabeza o llanto incontrolable.
  • Quiere quedarse dormido o tiene un comportamiento extraño.
  • Hace movimientos raros con los ojos, cara o brazos y piernas
  • Le sale sangre o líquido como moco, por la orejas o nariz.
  • Tiene un chichón grande

COMIDAS FAMILIARES, CUMPLEAÑOS Y FIESTAS

Ojo con los atragantamientos. Los niños de año y medio corretean entre las piernas de los adultos y cogen con las manitas todo lo que pillan.

No ofrecer nunca comida de consistencia dura a los menores de 3 años. A los niños por debajo de los 3 años no se les debería dar alimentos duros difíciles de masticar: zanahoria cruda, frutos secos, pedazos de carne si no está cortada muy pequeña o desmenuzada

No debe permitirse a los niños correr con la comida en la boca o reírse con la boca llena por riesgo de atragantamiento. No dar de comer a los niños mientras juegan, saltan o corren.

Medidas de seguridad en el dormitorio infantil

La cuna

  • Ya sabes que los niños han de dormir boca arriba. Es lo más seguro. La postura de lado es inestable, pueden darse la vuelta y no ser capaces de apartar la cara y nariz del colchón.
  • Ni cojines, ni peluches grandes, protectores, edredones gruesos.
  • Las chichoneras aparte de ser objetos blandos pueden servirle al niño para trepar. Deberíamos evitarlas.
  • Nada de cintas ni correas en la ropa de cama, hay riesgo de asfixia.
  • No pongas la cuna junto a una cortina si tiene cordones como tiradores, o junto a cintas de persianas.
  • Las cunas deben seguir la normativa europea (EN 716-1:2008: – Mobiliario. Cunas y cunas plegables de uso doméstico para niños). El espacio entre los listones será inferior a 6 cm. No debe haber hueco entre el colchón y las barras, si éste es de más de dos dedos podría atraparle la cabeza.
  • Cuando el bebé sea capaz de sentarse por sí mismo, ajuste el colchón a una posición inferior. Cuando el bebé pueda permanecer de pie, asegúrese de bajar el colchón a su nivel más bajo y cuando mida 90 cm de altura o el rail le llegue a la altura del pecho, cambie la cuna por una cama.

Y si se quema con algo en casa: agua hirviendo, aceite, leche, plancha… ¿Qué hago?

  1. Apartar de la fuente de calor. En quemaduras eléctricas, asegúrese antes de tocarlo de que el niño no esté en contacto con la fuente eléctrica.
  2. Retirar inmediatamente la ropa caliente (excepto la que esté pegada a la piel), anillos, collares,…
  3. Lo más importante: Enfriar con agua corriente fría durante 15-20 minutos, excepto que la quemadura esté producida por gasolina.
  4. Cubrir la zona quemada con un paño limpio.
  5. No aplicar pomada. Ni pasta de dientes , ni remedios caseros.
  6. No romper las ampollas, si existieran.
  7. Administrar un analgésico (paracetamol o ibuprofeno) para aliviar el dolor.
  8. Acuda al médico si la quemadura afecta a la cara, las manos o pies, los genitales o es profunda.

Y antes de terminar os recomiendo leer AQUÍ esta fantástica guía de primeros auxilios del Hospital Niño Jesús de Madrid. No tiene desperdicio.

Y ahora no te obsesiones, filtra toda esta información, relativiza, llévala a tu medio y disfruta de tu hijo.

¡Hasta el próximo jueves!

Dra. Lucía Galán Bertrand.  www.luciamipediatra.com

Autora de:

  • Lo mejor de nuestras vidas, 2016. 12ª edición. Planeta. A la venta AQUÍ. 
  • Eres una madre maravillosa, 2017. 4ª edición. A la venta AQUí.
  • El viaje de tu vida, 2018. ¡Ya a la venta! AQUÍ. 
  • Video curso online “Crianza de 0-4 años” de la Escuela Bitácoras.  Descárgatelo y podrás verme y escucharme cuando quieras AQUÍ. 
  • Próximos talleres y conferencias en España: AQUÍ.
  • E-book “Cuidando de tu bebé”: 40 páginas con todo aquello que nadie me contó pero que ahora todos me preguntáis en la consulta con vuestro bebé en brazos. Descárgatelo aquí por tan solo 2 euros.

 

«

© 2018 Lucía, mi Pediatra.