Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Alimentación complementaria ¿Cereal con o sin gluten? ¿Cuánto y cómo? ¿Y la fruta? PARTE 1.

Sois muchos los que me habéis pedido que escriba sobre la alimentación complementaria y la verdad es que mucho me temo que hay tantas pautas como consultas de pediatría. Y antes de seguir escribiendo os confesaré que este es uno de los autodenominados “Post-masoca”, los blogueros sabéis de qué hablo: los “post-masoca” son estos que según los estás escribiendo estás pensando: “Ay Luci, en el jardín que te estás metiendo que verás cómo, en este caso, te escribirán las pro-teta, las anti-teta, las  pro-mixta,  dietistas-nutricionistas, pediatras, madres con recomendaciones desfasadas… “

¡Bien, asumo el riesgo! Empezamos.

Nota: aquí la que escribe le dio teta a sus dos hijos hasta que ellos solos se destetaron. Duración aproximada de ese maravilloso viaje: un año 🙂

Este post lo he dividido en dos partes; hoy leeréis la primera: nuestro bebé ya tiene 4 meses, momento en el que empezamos a escuchar en el parque:

  • ¿A ti ya te han dado las papillas? – pregunta tu compañera de banco
  • A mí no, si todavía tiene 5 meses.- contestas un tanto ofendida mientras tu bebé mama plácidamente.
  • Pues el mío con esa edad ya tomaba fruta- te espeta una espontanea que “casualmente” escuchaba vuestra conversación.

Alimentacion-complementaria

Estamos todos de acuerdo (incluida la OMS) en que partiendo de un bebé sano y sin patología, si hay una lactancia materna, esta se mantendrá de forma exclusiva durante los 6 primeros meses de vida. Y de forma exclusiva quiere decir, de forma exclusiva. Esto, aunque parece obvio, en mi práctica diaria no lo debe ser tanto a juzgar por la multitud de preguntas que genera. Exclusiva significa que lo único que necesita nuestro bebé es mamar a la hora que quiera y cuanto quiera. Nada más. Ni cereales, ni fruta ni siquiera necesitaría agua.

Hasta aquí todos de acuerdo. ¿Verdad?lactancia materna

Primera pregunta que os estáis haciendo ahora mismo ¿Y si toma biberón? Si toma biberón podemos empezar un poco antes con la alimentación complementaria, pero tampoco sería necesario si el crecimiento y desarrollo del niño es adecuado. En mi día a día he descubierto que las madres que dan biberón tienen más prisa por empezar con las papillas, no sé exactamente a qué se debe pero es así.

La introducción precoz de los alimentos, antes de los 4 meses, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes (diabetes méllitus) y alergias alimentarias. Retrasarla más allá de los 7 meses no tiene efecto protector.

Pues bien, os diré lo que yo hago: en aquellas madres que desean empezar pronto, a los 5 meses o 5 meses y medio, les propongo comenzar con cereal (sin gluten) y con fruta.

Entendemos por cereal sin gluten al arroz y al maíz que son los más comúnmente utilizados en nuestra sociedad.

¿Cómo? Pues hay muchas opciones:

  • Añadir un par de cacitos en el bibe de la noche y otro par de cacitos en el bibe de la mañana.
  • Añadir un cacito en 3-4 biberones de los que toma a lo largo del día.
  • Preparar una papilla de leche con cereal por la noche y no darle más cereales durante el día.
  • Ofrecerle esa misma papilla en la mañana…

Como veis es variable.

  • “Pues es que al mío no le gusta la papilla, le da arcadas”- Pues no le des papilla, pónselo en los biberones.
  • “Pues es que al mío le gusta la leche sola, si le pongo un cacito de cereal no se lo toma igual” – Pues prueba con una papilla al día a ver qué tal y lo demás se lo das en forma de leche sin más.
  • “Pues es que el mío le encanta la papilla, pero bien espesa, aunque cierto es que está bastante subidito de peso”- Pues no le eches 10 cacitos, no; aunque le guste mucho.

En fin, un poco de sentido común. En el momento que empiezan con los cereales, ofreceremos agua, es habitual que tengan algo de sed.

¿Y qué hay de la fruta? Pues aquí también hay más modalidades que colores… Empiezo con: “Prepara media manzana, media pera, medio plátano y el zumito de media naranja” y si se toma las medias piezas tan a gusto, ponle piezas enteras pequeñas y maduras trituradas o “chafaditas” con el tenedor.

Alimentacion-infantil

¿Qué quieres empezar con el BLW (Baby Led Weaning o alimentación autorregulada por el bebé) y dársela en trozos directamente, sin triturar? Pues adelante; siempre vigilando que no se atragante. De nuevo el sentido común. Parte trozos grandes y alargados para que él mismo sea capaz de agarrarlos con sus manitas. Hasta los 9 meses no hará la pinza con su pulgar y dedo índice, por lo que si le cortas trozos pequeños no los podrá coger. A estas edades, 5-7 meses, cogen los objetos con la palma de la mano entera de ahí que le facilites el trabajo si le preparas trozos grandes.

A esta papilla de frutas no hay que echarle azúcar, ni sacarina, ni miel, ni galletas: fruta fresca recién preparada y ¡para adentro!

¿Qué preferís hacerlo de fruta en fruta y por separado? No hay problema: 3-5 días, una papilla de manzana (fresca o en compota), posteriormente otros 3-5 días de pera, a continuación el plátano y así sucesivamente. Cada fruta nueva que introduzcáis debéis probar entre 3-5 días con esa misma fruta (sobre la base de frutas que ya habéis probado y que no ha hecho ningún tipo de reacción).

Las reacciones alérgicas alimentarias en su inmensa mayoría son inmediatas: a los pocos segundos o minutos de haberla ingerido, a veces incluso con solo rozar los labios o la piel de la cara, presentan una reacción cutánea evidente, con ronchas (habones) o enrojecimiento (eritema) alrededor de la boca, picor de lengua, a veces inflamación de un párpado o de los labios (angioedema) e incluso pueden presentar un vómito violento. En casos más extremos: tos y dificultad respiratoria (anafilaxia). En cualquiera de los casos expuestos debéis acudir al centro sanitario más cercano (Centro de Salud o Servicio de Urgencias)

¿Cuáles son los alimentos que con más frecuencia producen alergias? La proteína de la leche de vaca, el huevo (fundamentalmente la clara), el melocotón, kiwi o fresa.

¿Y si es una lactancia materna cómo lo hacemos? Pues exactamente igual pero a los 6 meses de vida.

Tened en cuenta que la alimentación es COMPLEMENTARIA que no sustitutiva, es decir, que el alimento principal del lactante durante sus primeros 12 meses de vida  sigue siendo la leche (leche materna o leche adaptada de vaca)

Por todo ello, si sólo se toma unas cucharadas, no te preocupes; poco a poco irá comiendo más. No le obligues, no te agobies, no le fuerces. No conviertas el inicio de las papillas en una lucha diaria. Hay niños que les cuesta más que otros, dale tiempo y tómatelo con paciencia. No estés limpiándole la boca continuamente sacándole brillo tras cada cucharada (ponte en su lugar: ¿te imaginas que tras cada bocado, la persona de al lado te limpie la boca con la servilleta?). Quítale la parte de arriba de la ropa, ponle un babero gigante y relájate.

Y si no toma leche en biberón porque sólo toma pecho ¿dónde le pongo el cereal? Pues de nuevo las opciones son múltiples:

  • Te puedes sacar un poco de leche y preparar una papilla.
  • Puedes prepararla con un poco de agua tibia.
  • O incluso añadir un par de cacitos en la misma papilla de fruta.

“Mi madre le echa un par de galletas maría y queda riquísima”– Cierto, está mucho más rica, entre otras cosas porque está mucho más dulce pero… no es una práctica recomendable. Las galletas tienen azúcares y grasas “trans” que no necesita tu bebé en absoluto, es más, no tienen ningún efecto beneficioso sobre su salud y sí unos cuantos perjudiciales. Además pueden contener huevo y a estas edades aún no lo habrá probado por lo que si es alérgico al huevo podría darte un buen susto.

¿Cereales con gluten o sin gluten? Veréis, el gluten (trigo, cebada, centeno y en menor medida la avena) es algo que nos tiene muy entretenidos a los pediatras. Cada poco tiempo salen nuevas recomendaciones de expertos que debemos revisar y por supuesto, actualizar en nuestra práctica diaria.

  • Se dijo que la introducción precoz y en pequeñas cantidades del gluten (a los 4 meses) prevenía la enfermedad celiaca, y durante un tiempo se recomendó. Ahora se ha visto que no. De hecho a los pacientes con alto riesgo genético de enfermedad celiaca se  recomiendan cautela con la introducción del gluten antes de los 6 meses de edad.
  • Se dijo que la introducción del gluten mientras aún se mantenía la lactancia materna suponía un factor de protección frente a intolerancias. Se recomendó. Ahora se ha visto que no.
  • Se dijo que la lactancia materna protegía frente al desarrollo de la enfermedad celiaca. Se ha visto que no.
  • Se dijo de empezar el gluten a los 7 meses y así se recomendaba. Se ha visto que no.

En definitiva: La edad de introducción del gluten no modifica el riesgo de desarrollar la enfermedad celiaca y  la lactancia materna a cualquier edad tampoco confiere protección.

Entonces ¿cuándo? Los 6 meses es una buena edad para empezar con los cereales con gluten

¿Cuánto? A día de hoy, no existe ninguna recomendación de sociedades científicas sobre la cantidad concreta de gluten a introducir. 

  • Pues yo al mío no le doy cereales con gluten porque no le gustan sin embargo se toma todas las tardes el “currusco” de la barra de pan y se queda tan pancho– Pues perfecto, el pan es eso: Cereal con gluten. Alimentacion-bebe
  • Y si te vuelves loca a la hora de elegir cereal con gluten, acostúmbrate a leer las etiquetas y huye de los que están endulzados con miel, galletas… En definitiva, cuanto menos azúcar mejor.

Para todos aquellos que estén muy interesados en este tema os recomiendo la lectura del último consenso publicado el mes pasado en la revista científica Anales de Pediatría con el título:La introducción del gluten en la dieta del lactante. Recomendaciones de un grupo de expertos”; donde desarrollan estas conclusiones basándose en la evidencia científica disponible hasta la fecha. ¡Recién salido del horno!
Y si leéis esto y ya habéis pasado por esta fase y habéis seguido otras pautas, tranquilos; yo tengo dos hijos y con cada uno de ellos lo hice diferente siguiendo las recomendaciones vigentes en cada una de las épocas. Si tuviese un tercero (ehhh que aún estoy a tiempo) también me tocaría hacerlo distinto.

Así es la ciencia…

“La ciencia se compone de errores, que a su vez, son los pasos hacia la verdad” – Julio Verne

Si tu bebé ya ha cumplido los 6 meses y quieres saber cómo continuar, aquí va: Alimentación complementaria SEGUNDA PARTE: ¡Empezamos con el salado! ¿Cómo, cuándo, cuánta cantidad, debo darle de cenar…?

 

 

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.