Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Alimentación complementaria: PARTE 2. ¡Empezamos con el salado!

Pues bien, tras el último post donde tratábamos el inicio de la alimentación complementaria con los cereales con y sin gluten y las múltiples formas de empezar con la fruta, nos metemos en materia y toca ponerse el mandil y encender los fuegos.

Nuestro hijo acaba de cumplir los seis meses y es momento de suplementar los aportes de leche con las vitaminas, proteínas y hierro de las verduras y la carne.

Y aquí ya nos volvemos todos locos. Algún día he fantaseado con la posibilidad de infiltrarme como una madre más en la consulta de 10 pediatras diferentes. Me juego el tipo a que saldría con 10 pautas diferentes.

Y esto es así y os doy la razón.  Mirad, realmente no es tan importante la edad exacta a la que introduzcamos la ternera o el cordero.

  • Ay, Lucía, me vas a matar, me dijiste que el pescado lo introduciríamos a los 9 meses y anoche mi madre se le olvidó y le preparó una pescadilla. Cuando me enteré no veas la bronca que le eché- me dice una madre llevándose las manos a la cabeza.
  • No pasa nada mujer…
  • Bueno, es que aún tiene 8 meses.
  • No pasa nada- le vuelvo a decir sonriendo.

Y en ese momento pienso: “Algo estamos haciendo mal cuando este hecho genera tanta ansiedad en las familias”

La idea de dar unas pautas con la alimentación es que hagamos una introducción GRADUAL de los alimentos, por grupos, y uno a uno para detectar alguna eventual alergia en caso de que se presentase.

Alimentacion-complementaria-2

Os lo dije en la primera parte y os lo repito ahora: Las reacciones alérgicas alimentarias en su inmensa mayoría son inmediatas. A los pocos segundos o minutos de haberla ingerido, a veces incluso con solo rozar los labios o la piel de la cara, presentan una reacción cutánea evidente, con ronchas (habones) o enrojecimiento (eritema) alrededor de la boca, picor de lengua, a veces inflamación de un párpado o de los labios (angioedema) e incluso pueden presentar un vómito violento. En casos más extremos: tos y dificultad respiratoria (anafilaxia). En cualquiera de los casos expuestos debéis acudir al centro sanitario más cercano (Centro de Salud o Servicio de Urgencias)

En mi día a día veo a muchos extranjeros, muchos. De todos los países: rusos, rumanos, franceses, americanos, ingleses, alemanes y árabes fundamentalmente. Os sorprenderíais al conocer las distintas pautas de alimentación que tienen en cada uno de sus países. Esto daría para un post aparte. Es realmente entretenido escuchar sus costumbres.

En España y en mi consulta en particular, yo propongo lo siguiente:

  • A los 6 meses empezamos con el puré de verduras con pollo: todo tipo de verduras excepto verduras de hoja verde (acelgas, espinacas, col), recomendación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ¿Y por qué? Porque estas verduras tienen altas concentraciones de nitratos que en los menores de 12 meses pueden provocar una enfermedad que podría ser grave llamada metahemoglobinemia: el bebé podría ponerse azul pitufo (cianótico) y tu pediatra pálido del susto.
  • Así que pones en una olla con  agua, o al vapor: puerro, patata, calabaza, calabacín, zanahoria, judías verdes… junto con unos 30 gramos de pollo (pechuga o muslo de pollo, sin piel) por ración. NO SE DEBE ECHAR SAL.

No le eches un filete entero de pollo para un día, ese exceso de proteínas no le beneficia en nada.

Una vez esté hervidito, quita la mayor parte del agua, echa un chorrito de aceite de oliva virgen, tritura el puré y listo. ¿Cantidad? Unos 200-250 gramos de puré. Estas cantidades son variables y se irán adaptando al apetito, preferencias y edad del bebé.

“Yo prefiero el BLW y se lo doy todo en trozos enteros”- pues perfecto, sin problema. Vigila que no se atragante y… adelante.

  • Una vez tolere las verduras, con la patata y el pollo, podemos empezar con el pavo, el conejo, la ternera, el cordero… etc. Y para hacerlo más ordenado suelo decir: “A los 6 meses el pollo, a continuación pavo y conejo; en torno a los 7 meses la ternera y cerca de los 8 el cordero”. Pero insisto, mantener este orden no es vital, ni mucho menos.
  • ¿Y el pescado blanco? Entorno a los 9 meses: pescadilla, merluza, lenguado, rape. ¿Cantidad? Aproximadamente unos 50-70 gramos por ración.
  • ¿Triturado con las verduras o a mollitas? – me preguntan muchas madres.
  • Como quieras. Puedes triturarlo todo o puedes darle las verduras y a continuación sus mollitas de pescado. A esta edad mastican muy bien aunque no tengan dientes, lo hacen con las encías.
  • ¿Le doy el pescado en la cena y la carne en la comida?-preguntan otras.
  • No. Conviene que siga cenando leche por la noche para no retirar tomas. Recordad que el alimento fundamental durante los primeros 12 meses de vida es la leche.

Así que, tomará de desayuno pecho o leche de continuación con o sin cereales (con gluten). Comerá sus verduras con carne o con pescado. Merendará su fruta fresca y cenará de nuevo leche. Si sigue tomando pecho, además, podrá engancharse todas las veces que el bebé quiera.

Alimentacion-bebeAprovecha a esta edad, 8-9 meses, a darle trocitos de pan, queso fresco sin sal, un poquito de jamón de york. Se irá acostumbrando a nuevos sabores y nuevas texturas. El paladar se educa y la masticación, también.

¿Y el yogur? Todas las mamás preguntáis por el yogur. No es imprescindible. Ya toma leche, pero si le queréis dar, uno al día sería suficiente

¿Cuánta leche ha de tomar? Al menos 500 ml al día. Importante: No le deis el yogur en lugar de la fruta para merendar. La fruta es insustituible. Debe tomar fruta todos los días.

  • Ya tiene 10 meses ¿Qué nos falta? La yema de huevo. La introducción de la yema de huevo nos gusta hacerla gradual.

“Hierve un huevo, retira la cáscara y la clara y quédate con la yema, ya sabes, la parte amarilla. Córtala en 4 cuartos y ofrécele un cuarto cada día, desmenuzada con la papilla de verduras, por ejemplo. Al cabo de una semana ya le puedes ofrecer media yema en 2-3 purés a la semana. Una vez compruebes que no hay reacción ninguna no habría inconveniente en darle una yema entera cocida un par de días a la semana. El día que le pongas la yema entera, no hace falta que le des más proteína en forma de carne o pescado.

Una vez tolere la yema, le daremos la clara y para eso prepararemos una tortilla francesa. La clara es el alimento más alergénico después de la leche. Ojo, vigilad de cerca sobre todo los primeros días que la prueba. Y las primeras tortillas que estén muy hechas, cuanto más cruda la clara más alergénica.

A los 11 meses ya casi comerá de todo, nos faltan las legumbres: pues a por ellas. Añade un puñadito de lentejas/alubias/ garbanzos o guisantes en el puré de verduras 3 días a la semana.

¿Le echo sal a las comidas? No durante los primeros 12 meses

¿Le puedo añadir azúcar? Tampoco, no la necesita.

¿Y el pescado azul? A partir de los 12 meses evitando el emperador y el atún rojo durante los 3 primeros años por exceso de mercurio.

Y listo. ¡No nos olvidamos de nada!

¿Y a partir de los 12 meses? Barra libre, a comer de todo, ofreciendo cada vez menos triturado y más trocitos e incluyendo la cena (salada) con el resto de la familia y sentadito a la mesa, ¡como un señor!

Y la última pregunta que no hay madre que no haga es: “Ay, ahora que le tengo que preparar cena… ¿qué le hago de cena? 

Creo que esto merecería otro post. Madres, padres ¿ideas? La cocina, no es mi fuerte…

Hasta la próxima.

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.