Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Dientes: ¿Desde cuándo y cómo?

A raíz del post “¿Tiene dos años y aún toma biberón?”, sois muchas las que os habéis puesto en contacto conmigo para preguntarme a cerca de la salud bucodental de vuestros hijos. He intentado responder a todas, pero la vida no me da para tanto, sé que lo comprendéis. Así que hoy he decidido escribir un post con las preguntas más frecuentes que me habéis hecho. Aprovechando además que acabo de llegar del curso anual de Pediatría (Grindope) celebrado en Barcelona este fin de semana y donde justamente una de las conferencias fue de odontopediatría, me he sentado frente al teclado para actualizar toda la información y compartirla con vosotros. Odontólogos y odontopediatras, si consideráis que me dejo algo en el tintero, estaré encantada de que me lo hagáis saber y así aprendemos todos.

Antes de nada, y aunque esto va de “preguntas estrella”… ahí va una “preocupación estrella”:

                          “Tiene 10 meses y aún no le ha salido ni un sólo diente”.

Tranquilidad, los dientes empiezan a salir sobre los 6 meses pero consideramos dentro de lo normal hasta los 18 meses, así que fíjate si hay tiempo.  

                         “Pues a mi hijo le salieron a los 4 meses” 

Cierto. En medicina no existen las reglas matemáticas ni las verdades absolutas. Es verdad que hay niños que empiezan antes, la minoría; como hay niños que empiezan más tarde. Mi récord está en un paciente que llegó a los 17 meses sin un sólo diente. El “tío” subía y bajaba escaleras, comía bocatas de atún y chutaba el balón que no veas. Eso sí, todo ello “mellaó”, vamos, que parecía un abuelito. A su madre le había dicho que nos esperaríamos a los 18 meses. Cuando la vi citada en la agenda en la revisión de los 18, crucé los dedos. ¡Mi sonrisa fue inmensa al ver entrar a Tomás con dos paletos más grandes que los míos! Su madre estaba un tanto horrorizada por el tamaño de semejantes piezas dentales, pero en el fondo sabía que no podía decir nada porque llevaba desde los 6 meses haciéndome la misma pregunta ¿Pero cuándo le van a salir los dientes?

Espera que aún habrá alguna mamá que me diga tras leer este post:

Imagen de Avances en Odontoestomatología

Imagen de Avances en Odontoestomatología

“Pues mi hijo ya nació con dientes” 

Cierto también. Se llaman dientes natales y son motivo de un pequeño susto cuando coges al bebé recién nacido de manos del ginecólogo o la matrona que lo acaba de sacar y te encuentras con esta boca de la foto. No tiene mayor importancia aunque en ocasiones, si se mueven mucho, hay que extraerlos por peligro de aspiración, es decir, por temor a que el diente se desprenda y el bebé lo aspire llegando a los bronquios.

Llora mucho ¿Serán los dientes? – Si te haces esta pregunta es que aún no has leído uno de los post más visitados de este blog: ¿Serán los dientes?

¿Desde cuándo debo empezar a limpiarle los dientes a mi hijo? Desde que le sale el primer diente podéis empezar a limpiárselo con una gasita o un cepillo de cerdas blandas dos veces al día. Sin agobiarse y sin que ello suponga una batalla campal. Lo verdaderamente importante es a partir del año de vida. En ese momento sí que me detengo unos minutos a explicarles a los padres que han de comprar un cepillito infantil, de cerdas suaves y cabezal pequeño para que empiecen a cepillarles los dientes después de las comidas. Por un lado retiramos restos de comida, por otro empezamos a generar el hábito al niño y lo más importante: prevenimos la aparición de caries.

Aprovecha esta edad en la que los niños son grandes imitadores, entra con él al baño y tómatelo como un juego: “Primero papá y luego tú” e intenta hacer tú el “repasito final” que les solía decir yo a mis hijos. El primer minuto que lo hagan ellos, y el minuto final, tú.

¿Cuándo empezamos con la pasta de dientes? 

Las nuevas recomendaciones nos dicen que debemos empezar con la pasta de dientes con fluor desde el primer diente dos veces al día, por la mañana y antes de acostarse.

¿Qué tipo de pasta?

Las concentraciones de flúor deben estar adaptadas a la edad del niños.

  1. En menores de 2 años, con una pasta de 500- 1.000 ppm (partes por millón) de flúor “raspada” sobre el cepillo (grano de arroz)
  2. Entre 2-6 años, pasta de 1000-1450 ppm. Tamaño de un guisante.
  3. Por encima de 6 años, dos veces al día con una pasta de dientes con 1.450 ppm de flúor y la cantidad de 1 – 2 cm (sobre el cepillo).

¿Qué marca comercial? 

Ay… ¿De verdad creías que os iba a dar una marca comercial para que luego venga algún malintencionado y me acuse de estar comprada por la industria? (je,je…). Me temo que tenéis que leer el etiquetado de los dentífricos que uséis para saber si lleva las ppm (parte por millón) de flúor aceptadas para su edad.

¿Y qué hay de los colutorios con fluor? 

Buena opción a partir de los 6 años. Mis hijos le han cogido el gustillo; voy cambiando los sabores para que no se cansen. Se utilizan colutorios con concentraciones de FNa al 0,05%, una vez al día, antes de acostarse, con un tiempo en la boca de al menos 60 segundos y lo más importante: No comer nada hasta el día siguiente. Beber un vaso de leche o un zumo tampoco vale, no.

También encontraréis colutorios al 0.2% que se utilizan una vez a la semana. Sin embargo los odontopediatras recomiendan los del 0.05% ya que al hacerlo diariamente generamos el hábito y hay menos olvidos. Dientes

“A mi hijo siempre se le olvida cepillarse los dientes antes de acostarse” – Pues es el cepillado más importante del día.

“Tiene una caries pero como son dientes de leche, no importará mucho”– dicen algunas madres. ¡Error! Pero del gordo, ¿eh? Las caries en los dientes de leche pueden dañar a los dientes definitivos que están debajo.

Un niño con una buena salud dental en su primera infancia, tendrá muchas más posibilidades de tener una buena salud dental en la vida adulta. Cuidadín con esto… De nuevo, la importancia de los hábitos.

 

Resumiendo:

  • Cepillado de dientes con pasta con flúor al menos dos veces al día desde la erupción del primer diente
  • Cantidades de flúor adaptadas según su edad.
  • Colutorio a partir de los 6 años en los que nos garantizamos que van a escupir.
  • Imprescindible el cepillado de dientes antes de acostarnos. 
  • Evita en la medida de lo posible productos azucarados, bollería industrial, y por supuesto los zumos. ¿Qué aún no has leído el post de los zumos envasados? No puede ser: AQUÍ te lo dejo.
  • EL CEPILLADO DE DIENTES CON FLÚOR ES LA MEDIDA PREVENTIVA MÁS EFICAZ PARA EVITAR LAS CARIES DENTAL. 
  • Revisiones sistemáticas al odontopediatra según el consejo de tu pediatra.

“Lo mejor de nuestras vidas” Editorial Planeta.Lo mejor de nuestras vidas 3

¿Qué te gustaría que recordaran tus hijos de su infancia? ¿Te atreves a descubrirlo?

¿Preparado para sentir? Ya a la venta AQUÍ. 

  • “Guardo Lo mejor de nuestras vidas para mis hijas como oro en paño. Este libro debería pasar de generación en generación como la joya más preciada”  Maria José Martínez Martínez
  • “No encuentro forma de expresar todo lo que he sentido leyendo cada palabra de tu libro. Leerte me llegó al alma. Como cuando hablas del dolor del alma, también existe la alergía del alma. Gracias Lucía, de corazón”. Ana Sendino. Psicóloga Infantil.
« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.