Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Exantema súbito ¿Qué es?

Estamos en primavera y con ella nuestras consultas se llenan de infecciones propias de esta estación del año que no solo la sangre altera, sino también la piel altera. ¿Y por qué? Porque es en estos meses típicamente cuando surgen determinadas enfermedades víricas que cursan con manifestaciones en la piel, es decir, con manchitas.

Y una de ellas es el exantema súbito. Esta semana he visto 3 casos en consulta así que le prometí a mi última paciente que escribiría un post sobre ello.

Y empezaremos hablando de esta enfermedad con los motivos por los que os hacen venir al pediatra:

Lactante menor de 2 años con fiebre, en ocasiones elevada de hasta 39.5ºC o 40º de un par de días de evolución, sin presentar ningún otro síntoma. No tiene mocos, no tiene tos, no tiene diarrea, no tiene nada y a pesar de que el estado general del niño es bueno, os preocupa que no tenga ningún otro síntoma acompañado: “Una fiebre sin foco” que decimos los pediatras.

Pues así es.

El exantema súbito también llamado Roseola Infantil o 6ª enfermedad es una infección vírica producida por un virus de la familia de los herpes, en concreto el herpes virus 6, que afecta a los niños entre los 3 meses de edad y los 2 años.

¿Qué síntomas tiene?

Fiebre elevada durante 3 días sin ningún otro síntoma. Al cuarto día, cede la fiebre de forma brusca y aparece un exantema (erupción) en la piel del tronco, cuello y espalda con unas manchitas sonrosadas pequeñas. La erupción no suele picar, no molesta y si estiras la piel con dos dedos, verás que las manchitas clarean, desaparecen; esto es muy buena señal: “Es un exantema de los buenos, nada grave” decimos.

Llama la atención positivamente el excelente estado general del niño. Una vez le baja la fiebre y hasta el siguiente pico febril, el niño está como una flor y esto, es muy tranquilizador para todos.

¿Qué periodo de incubación tiene?

Entre 5-15 días.

¿Cómo se transmite?

Pues como casi todos los virus, a través de las gotitas de saliva y por supuesto a través de nuestras manos si hemos tocado a otro niño enfermo. De ahí la importancia de un correcto lavado de manos, importantísimo en personal que trabaja con niños.

¿Qué tratamiento tiene?

No hay ningún fármaco disponible para eliminar el virus. Este se irá solo pasados 5-6 días. Si tiene fiebre y está muy irritable podemos darle un antitérmico (inicialmente paracetamol cada 4 horas)

¿Tiene complicaciones?

Es una enfermedad benigna y sin complicaciones. Puntualmente puede ser el desencadenante de una convulsión febril en aquellos niños que están predispuestos a padecerlas.

¿Cómo se diagnostica?

Con una buena historia clínica y al comprobar que efectivamente al tercer día cede la fiebre y al cuarto aparece el exantema en la piel que tiene unas características muy concretas y específicas fáciles de identificar por un pediatra.

¿Por qué genera tantas consultas médicas esta infección aparentemente banal?

Por varios motivos:

  1. Porque toda fiebre elevada sin foco en un lactante pequeño siempre nos enciende las alarmas a los profesionales por si se trata de una infección más grave como puede ser una pielonefritis o una infección de la sangre (bacteriemia, sepsis, meningitis). Nos tranquiliza mucho ver a los bebés sonrientes, con buen color y felices a pesar de la fiebre cosa que no ocurre con las infecciones graves.
  2. Porque en ocasiones las familias acuden a urgencias al tercer día de fiebre y al no encontrar el foco en la exploración física, el pediatra se ve obligado a realizar una analítica de sangre y/o de orina para confirmar que es un virus y no una bacteria.
  3. Porque en otras muchas ocasiones, en esas mismas visitas a urgencias, coincide con que tiene uno de los oídos un poco rojo y pensando que es una otitis, se pautan antibióticos. ¿Qué ocurre después? Que al día siguiente cede la fiebre y brota la erupción, ya que es el cuarto día de enfermedad y es lo que le corresponde a este virus ¿Y qué viene a continuación? Salir pitando a urgencias porque cuando veis las manchitas en la piel pensáis que es una reacción alérgica al antibiótico. ¡Y ya tenemos el lío montado!

Así que consejos prácticos:

  • Si tu hijo tiene menos de 6 meses y tiene fiebre, debéis acudir al pediatra ya que las posibilidades de ser una infección bacteriana son más elevadas.
  • Si tiene entre 6 meses y 2 años, tiene fiebre y además tiene muy buen estado general, podéis esperar 2-3 días a ver cómo evoluciona.
  • Si en cualquier momento aparecen manchitas, estírale la piel con dos dedos, si clarean y desaparecen, tranquila, has de consultar con tu pediatra pero sin salir corriendo a urgencias.

Y por supuesto si albergas alguna duda y tu sexto sentido te dice que algo no va bien, consulta. ¡Para eso estamos! Para haceros la vida un poquito más fácil…

 

“Lo mejor de nuestras vidas” Editorial Planeta.Lo mejor de nuestras vidas 3

¡Celebrando la 4ª edición!

¿Estás preparado para sentir? ¿Para emocionarte?

Puedes comprarlo aquí:

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.