Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Fiebre: ¿Alterno ibuprofeno y paracetamol?

¿Cuántas veces habré oído en urgencias la tan conocida…?

  • Mi hijo tiene fiebre; le estoy alternando ibuprofeno y paracetamol cada 4 horas y no termina de bajar del todo.

Hemos hablado en varias ocasiones de la fiebre y su manejo. Para aquellos que necesitáis refrescar la memoria, aquí tenéis el artículo de “verdades y mentiras de la fiebre” que tantísimas visitas sigue generando… Y los que ya lo habéis leído ya sabéis que la fiebre en sí, no es mala; todo lo contrario; es un efectivo recurso de nuestro organismo para luchar contra las infecciones y “achicharrar” a los virus que entran en nuestro cuerpo; por lo que, si el estado general del niño es bueno, no conviene bajar persistentemente las temperaturas ya que de este modo favorecemos que los virus se sigan replicando y la enfermedad dure más días. A más temperatura corporal, menos virus; la fiebre es una excelente herramienta de control de las infecciones; sin embargo en cuanto bajamos la temperatura, los virus encontrarán las condiciones idóneas para seguir multiplicándose.

Pero a lo que vamos, alternar el ibuprofeno y el paracetamol ¿Por qué? ¿De dónde viene esta práctica tan extendedla entre padres y por qué no decirlo, entre pediatras también?

¿Cuándo os duele el estómago alternáis Almax y omeprazol cada 4 horas? O si os duele la cabeza ¿tomáis ibuprofeno y paracetamol alternado cada 4 horas?

Bueno pues con los niños tampoco se debe alternar como práctica habitual, sumamos efectos secundarios,  no ha demostrado mayor eficacia que si se utiliza uno solo y además no hay datos de seguridad disponibles de tal asociación. 

Así que lo recomendable es utilizar un fármaco solo; preferiblemente paracetamol (cada 4-6 horas) por tener menos efectos secundarios; si no les gusta, porque cierto es que el paracetamol en jarabe sabe a rayos, podéis probar con el ibuprofeno cada 6-8 horas. Solo en situaciones puntuales de fiebre elevada e importante malestar asociado, se puede recurrir a utilizar los dos, siempre de forma puntual y recomendado por vuestro pediatra.

Proteccion solarFeliz verano y a seguir disfrutando del buen tiempo. ¡Ojo con las altas temperaturas que también pueden provocar subidas de temperatura o golpes de calor si lo llevamos al extremo, que nada tiene que ver con la fiebre de origen infeccioso.

¡A la sombra, un buen protector solar y agua bien fresquita cerca!

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.