Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

La leche y los niños. Saber Vivir TVE

Bueno, pues  aquí estoy un jueves más.  La verdad es que le he cogido el gustillo a esto.

Dos horas de AVE exclusivamente para mí de camino a Madrid donde me relajo, escucho música, saco el portátil, leo y escribo… Si además tengo la suerte de estar en el vagón del silencio ya es la bomba. Silencio, sabéis de lo que hablo ¿verdad? Cuando te levantas y te acuestas con niños, el silencio es, sencillamente, un regalo. Al final las dos horas y media se me hacen cortas. Llegar a plató, maquillaje, peluquería, prisas, carreras, unos van, otros vienen, gente y más gente, micros, pinganillos, atrezzo y hasta una vaca que se ha colado hoy en directo. Risas contenidas, miradas cómplices, imprevistos varios en el backstage, nervios propios del directo, cámaras por todos lados y de pronto escuchas al regidor gritar a pleno pulmón:

  • ¡Silencio! ¡Estamos en el aire!

Hoy tocaba hablar de la leche. Probablemente es uno de los temas que más dudas, cuestiones y bulos genera en la consulta de un pediatra. ¿Cuál es la mejor leche que le podemos dar a nuestros hijos? ¿Lactancia materna, hasta cuándo? ¿Crece igual de bien un niño que toma leche de otro que no? ¿Una vez son mayores, leche entera, semi o desnatada? ¿Qué ocurre con las leches enriquecidas? ¿La leche produce mocos? ¿Ante una diarrea mejor una leche sin lactosa? ¿Y si no le gusta la leche, qué le doy? ¿Qué alimentos son ricos en calcio?

Todo esto en apenas nueve minutos. Increíble pero cierto. ¿Hubiese preparado una conferencia de dos horas con todas estas preguntas? Definitivamente sí, pero la tele es la tele y el tiempo es oro.

  • Lucía, mensajes claros y directos.-Me repiten una y otra vez.

Pues aquí una que tiene más carrete que una tienda de fotografía de antaño, hace verdaderos esfuerzos por no enrollarse. Creedme, verdaderos esfuerzos y todo ello intentando mantener la concentración con el guirigai que hay alrededor.

Y he aquí el resultado. Pincha sobre la foto de mi cara cuando me preguntaron si la leche producía mocos y a partir del minuto 20:35 encontrarás las respuestas… ¡Hasta el próximo jueves!

Me quedó por comentar un detalle que considero importante: A partir de los 12 meses es verdad que los niños ya pueden tomar una leche entera de vaca como así digo en el vídeo, pero estas tiene más proteínas de las que realmente necesita un niño de esa edad y son pobres en hierro. Es por ello que existen las fórmulas infantiles 3 (en polvo) que desde el punto de vista nutricional están más adaptadas (menos proteínas y más hierro entre otras cosas) a las necesidades de un niño de 12-24 meses. En cualquier caso, es tu pediatra el que mejor puede aconsejarte en función de las características individuales y nutricionales de tu hijo. Como siempre digo, no hay trajes de talla única, se trata de elaborar un traje a su medida una vez analizadas las características de cada niño junto con sus hábitos alimenticios y su estado de salud.

Hasta la próxima.

Dra. Lucía Galán Bertrand. www.luciamipediatra.com

« »

© 2017 Lucía, mi Pediatra.