Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Desterrando mitos: Pies planos

  • Hemos pedido cita porque creemos que Toni tiene los pies planos. ¿Habrá que ponerle plantillas?

Cualquiera que pase unos días en la consulta de un pediatra habrá escuchado al menos media docena de veces esta misma frase.

Primero, y antes de nada por si acaso no lees el post hasta el final: El pie plano flexible es NORMAL hasta los 3 años de vida. Es precisamente por ese motivo por el que hasta esa edad no hacemos demasiado caso a los pies ni solemos subir a los niños al podoscopio (ese aparato que hay en la consulta con un cristal y un espejo que refleja la huella plantar).

Medicalexpo

Imagen extraída de Medicalexpo

¿Y por qué tienen el pie plano los niños pequeños? Porque donde nosotros tenemos el arco plantar o puente, ellos tienen una buena concentración de grasa (almohadilla grasa) que les confiere ese pie de bebé redondito, plano y elástico.

¿Qué entendemos por pie plano flexible? Es un trastorno de la alineación según el cual al estar el niño de pie, el arco plantar apoya sobre el suelo. Esto provoca que el talón se desvíe hacia afuera (a lo que llamamos “talo valgo”) y la parte interna del pie se caiga hacia adentro.

Y decimos flexible porque al ponerse de puntillas observaremos como efectivamente sale el arco y como el niño no tiene ningún tipo de dolor ni rigidez. ¡Ojo! Si al pedirle al niño que se ponga de puntillas, observamos que no puede o presenta dolor, estaríamos hablando de un pie plano rígido. En este caso sí sería patológico y sí necesitaría tratamiento. He de confesaros que en los últimos años no recuerdo un solo caso de pie plano rígido. Son muy infrecuentes.

pie-bebeEl bebé, como comentamos, nace con un pie plano, flexible y redondito. A medida que va creciendo y sobre todo, a medida que empieza a caminar, la musculatura del pie comienza a desarrollarse hasta prácticamente los 5 años en los que el arco o puente ya es evidente. Durante el resto de su infancia, el pie seguirá desarrollándose (como lo hace el resto de su cuerpo) hasta alcanzar la adolescencia.

¿Queréis saber una curiosidad? En los niños de países en vías de desarrollo en los que por razones obvias caminan descalzos se observan menos trastornos de alineación de los pies y menos pies planos.

¿Conclusión? El calzado no favorece ni garantiza el correcto desarrollo del pie de los niños. Así que… (Aquí las abuelas me van a matar) si vuestros hijos caminan descalzos: ¡¡¡Mejor!!!

¿Qué hacemos si tiene un pie plano? Primero explorar al niño detenidamente y comprobar que efectivamente es flexible, que se puede poner de puntillas y que no tiene dolor. Tu pediatra le realizará distintas maniobras para comprobarlo y descartar un pie plano rígido, que como dijimos sí necesitará tratamiento.

¿Y si me receta unas plantillas, doctor? Pues va a ser que no. Ante un pie plano flexible que por tanto no tiene ningún síntoma no está indicado poner plantillas. Por un lado no está demostrado que modifique la musculatura del pie en ningún caso: ¡Las plantillas no curan el pie plano! Y en segundo lugar: al poner una plantilla hacemos el calzado aún más rígido perdiendo la principal característica que ha de tener cualquier zapato: Que sea flexible.

¿Y cuándo están indicadas las plantillas? Cuando hay algún tipo de dolor por el apoyo, ante determinados deportes o si se producen callosidades.

¿Y qué hay de las botitas ortopédicas? Por Dios, ¡qué trauma! No sé vosotros, pero yo las llevé durante una buena temporada cuando era pequeña. Recuerdo como diferenciaba a mis compañeros de cole: yo no separaba a las niños de las niñas, ni a las rubias de las morenas; yo les miraba a los pies. En mi vida había dos tipos de personas: las niñas que como yo llevaban esas horribles botas que no pegaban con ningún vestido y las niñas que cada día presumían de unas “bailarinas” (o “manoletinas”) diferentes… ¡Qué envidia! Bailarinas

A lo que iba, que me voy por las ramas, en el pie plano flexible, las botas ortopédicas no están indicadas en ningún caso.

Vale, tiene los pies planos ¿Y ahora qué? ¿Puedo hacer algo? Despreocuparte, acudir a las revisiones rutinarias de tu pediatra, observar de una forma relajada (esto significa sin preguntarle al niño) si se queja de dolor al caminar en algún momento y dejarle que camine descalzo libremente por casa.

Ahora que sabéis algo más de los pies planos flexibles, muchos de vosotros enlazáis una cosa con otra y casi nunca me escapo de… ¿Y cuál es el mejor calzado para un bebé? ¿Y para un niño? Esto me lo reservo para otro post!

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.