Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

¿Qué tienen de bueno los zumos envasados? ¿Y de malo?

Son buenos los zumos

Según un reciente estudio publicado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria el 70% de las familias españolas les dan de merienda un zumo envasado a sus hijos.

¿Es posible que 70 de cada 100 familias estén equivocadas?

Pues sí. Es posible.

¿Qué tienen de bueno? Nada ¿Qué tienen de malo? Mucho.

“¿Qué le pongo de almuerzo?” Un zumo. Que el niño tiene sed: “Bebe zumo”.

“A mi hijo no le gusta la fruta pero bebe mucho zumo”.

La verdad es que todo lo que lleve la marca “fruta” vende, y vende mucho: Yogures de fruta, zumos de fruta. “No come fruta pero todos los yogures que le compro son de frutas”. Y eso que sabemos que la única fruta que lleva el yogur es la del dibujo del envoltorio.

“¿Qué le llevo al cole cuando le recojo?, Venga, bah, un zumito que tiene muchas vitaminas”

Existen cada vez más estudios científicos que demuestran los efectos perjudiciales de los zumos envasados. De hecho, la Universidad de Glasgow publicó en el Lancet  un interesante estudio  donde afirma que los zumos envasados son tan malos como los refrescos.

¿Sabíais que la ingesta de zumos envasados aumenta el riesgo de obesidad? Los zumos son igual de perjudiciales que los refrescos, de hecho, muchos de ellos tiene la misma cantidad de azúcares. Según en el estudio ALADINO Español, el 44.5% de los niños entre 6-9 años tienen sobrepeso/obesidad. Esta cifra es aplastante, nunca mejor dicho. Si no cambiamos nuestro estilo de vida, más pronto que tarde, los pediatras veremos con asiduidad a niños con hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado.

¿Sabíais que beber zumo durante la infancia aumenta el riesgo de tener diabetes mellitus tipo 2?

El exceso de azúcar en el organismo del niño hace trabajar de más al páncreas, viéndose obligado a fabricar grandes cantidades de insulina que será la encargada de movilizar ese azúcar. Con el paso del tiempo ese sobresfuerzo del páncreas traerá como consecuencia una resistencia a la insulina, o lo que es lo mismo, no poder transportar la glucosa que sobra, por tanto, se acumulará en sangre hasta presentar una diabetes en toda regla con las complicaciones ya conocidas (enfermedad cardiovascular, enfermedades renales, oculares, vasculares…)

¿Sabíais que los niños consumidores de zumo tienen más del doble de riesgo de padecer caries dental que los que beben agua?   Los azúcares de los zumos son especialmente cariogénicos. Especial atención merecen los padres que les dan zumo en biberón a sus hijos. ¡No lo hagas! Con el tiempo, sin una adecuada higiene dental, desarrollarán “la caries del biberón”. En el biberón se bebe la leche o el agua, y en cuanto son capaces de beber con pajita o con botella, guardaremos las tetinas en el cajón.

Fíjate en esta tabla que encontré en www.dimequecomes.com la cual recomiendo y observa la cantidad de azúcar que les damos a nuestros niños. Una fanta naranja tiene 42 gramos de azúcar! Increíble, ¿no? Tened en cuenta que la OMS recomienda una media (depende del rango de edad del niño) de 37 gramos de azúcar como máximo al día. Si tienes curiosidad aquí os dejo el documento completo.


¿Y qué hay del zumo de naranja recién exprimido? Es una buena opción aunque siempre es mejor la fruta entera. Levántate un poco antes y exprime un par de naranjas, no más, para el desayuno. Es un hábito saludable, aunque insisto, córtale unos trocitos de naranja natural y que se anime a ir pinchando. Por cierto, no le metas prisa al niño en beberse el zumo de un trago. Que no, que las vitaminas no se volatilizan. ¿De dónde habrá salido ese bulo que hasta mi abuela me lo decía? ¡Qué estrés a la hora de beberse el zumo! Las propiedades del zumo no se pierden hasta pasadas al menos 12 horas. Así que deja que tu hijo se beba el zumito tranquilamente.

En definitiva: si tu hijo tiene sed que beba agua. Si lo que quieres es darle un lácteo que sea leche, leche. Ya me entiendes, ni batidos, ni natillas, ni zumos de leche (ufff qué combinación, eso ya es la bomba).

Si estáis de cumpleaños o tomando el aperitivo un domingo por la mañana y te apetece pedirle un zumo, no hay problema. Pero no los compres en el supermercado, no como alimentación habitual, solamente de forma puntual y como excepción.

Por cierto, ¿Todavía no habéis votado en los Premios Bitácoras? Venga, que te quedas rezagado! Lucía, mi pediatra. tras la última actualización, ha conseguido situarse en los primeros puestos! De hecho gracias a todos vosotros hemos subido en la categoría al mejor blog de salud e Innovación Científica, del puesto número 20 al puesto número 1!! Ains, que aún no me lo creo!!! Aún quedan 3 semanas de votaciones… ¿Qué me dices? ¿Votas? Es muy fácil… en este enlace os lo explico todo: “LUCIA MI PEDIATRA SE VA A LOS PREMIOS BITÁCORAS”

 

Bibliografía: Para todos aquellos curiosos que posteriormente se ponen en contacto conmigo para pedirme los estudios que cito en los artículos:

 


Descubre la nueva sección con los mejores libros sobre educación de los niños que Lucía, mi pediatra te recomienda leer.

 

 

« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.