Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Coronavirus y niños.

Es mucho lo que escuchamos y leemos sobre el COVID-19 en adultos ¿verdad?

  • Pero ¿y en niños? ¿Qué pasa con los niños? – me preguntáis a diario.

De los niños sabemos poco, aunque cada día vamos conociendo más información. Son pocos casos los que tenemos hasta la fecha reportados así que, vaya por delante que, lo que a partir de ahora leeréis, puede estar sujeto a cambios o modificaciones porque como sabéis, el COVID-19 es un virus nuevo con el que vamos aprendiendo día a día.

Aquí os dejo el vídeo que grabé tras 10 días de confinamiento a fecha de 23 de marzo de 2020. ¿Qué hacemos si mi hijo tiene fiebre justo en estos momentos? o ¿Qué pasa con los niños que tienen bronquitis de repetición o asma y empiezan con una crisis? ¿Y con las vacunas? Todo ello en este vídeo.

¿Los niños se contagian?

Los niños se pueden contagiar, sí, como los adultos. De hecho al igual que muchos otros virus respiratorios no se descarta que los niños jueguen un papel importante en la transmisión de la enfermedad. Estaremos atentos a nuevas publicaciones. Tened en cuenta que cuantas más muestras se recojan, más datos tendremos por lo que será de gran valor analizar todos los datos una vez hayamos superado esta pandemia, tanto en España como en el resto del mundo.  Así que tanto niños como adultos debemos seguir las mismas recomendaciones en cuanto a medidas preventivas.

Comparto aquí un estudio publicado el 18 de marzo de 2020 en el New England Journal of Medicine, una de las revistas científicas de mayor impacto sobre el COVID-19 y los niños. Un estudio que nos llena de esperanza, de 1391 niños, solo 3 ingresaron en una Unidad de Cuidados Intensivos todos ellos con patologías graves previas (leucemia, hidronefrosis…). Se describe un fallecimiento en un niño de 10 meses, cuatro semanas después, que contaba con patología grave de base. En el resto describen buen pronóstico son complicaciones y síntomas muy variados que iban desde fiebre, cuadro catarral, tos, diarrea o vómitos.

Con el paso de los días, van saliendo nuevos estudios. Aquí os dejo el publicado en la revista científica JAMA el 8 de abril de 2020 con 41 niños madrileños COVID positivo, que aunque los autores señalan que ante el tamaño muestral tan reducido hay que tomar los datos con cautela, estos son muy positivos en el sentido de que todos ellos evolucionaron satisfactoriamente y todos ellos ya están dados de alta. A pesar de los resultados preliminares de este estudio, los autores añaden que siguen en investigación y que han incluido a 40 hospitales de toda España por lo que en breve tendremos más información sobre el covid19 y los niños.

¿Qué síntomas tiene los niños?

Similar a los adultos, pero la inmensa mayoría de las veces, serán síntomas leves.

Fiebre (no siempre), tos y dificultad respiratoria (poco frecuente).

  • Pero si esos síntomas los presentan casi todos los niños en invierno.- nos decís.

Cierto, así es. Las infecciones respiratorias de vías altas son las enfermedades más frecuentes en la infancia, es más, los niños escolarizados tienen una media de seis o más procesos febriles al año.

Además es relativamente frecuente también encontrar en niños con COVID19 síntomas gastrointestinales como diarrea o vómitos o manifestaciones cutáneas hasta en un 20% de los pacientes (aquí os dejo lo que ya se empieza a publicar con respecto a la piel y el covid-19) 

Recientemente se acaba de publicar otro estudio de manifestaciones cutáneas en niños y adolescentes en dedos de manos y pies, aquí os dejo el artículo para los curiosos. 

Acroisquemia en paciente COVID19

Estas manifestaciones cutáneas no tienen por qué ir asociadas a peor pronóstico ni a mayor gravedad, al menos no hasta la fecha.

Como veis las manifestaciones en niños son muy diversas y todas ellas compatibles con distintas enfermedades por las que ya han pasado o pasarán nuestros hijos. Lo importante es que hasta donde tenemos conocimiento, la evolución en la población pediátrica es muy buena y eso siempre son buenas noticias.

Mantengamos la calma: si tu hijo está ahora mismo con tos y con fiebre, no necesariamente es el coronavirus, puede que sea uno de los 200 virus respiratorios que producen estos mismos síntomas. Si tienes miedo, no dudes en contactar con tu pediatra o centro sanitario, estamos a vuestra disposición para resolver todas vuestras dudas para que, salvo necesidad, no tengáis que salir de casa.

Si habéis leído mis libros ya sabéis qué hacer con la fiebre, sino aquí os dejo un vídeo que grabé estos días desde mi consulta (Centro Creciendo) explicando qué debemos hacer si en estos días nuestro hijo empieza con fiebre.

¿El COVID-19 es grave?

Pues si en adultos el 80% de los casos presentan síntomas leves o moderados, en niños parece que este porcentaje es aún mayor. Según los datos disponibles hasta la fecha, los niños tienen buen pronóstico recuperándose en 1-2 semanas en todos aquellos casos leves. Hasta el momento la mortalidad en niños es anecdótica en todo el mundo. Eso no quiere decir que no suceda en el futuro; todos sabemos que dentro de la población pediátrica tenemos a niños con situaciones delicadas que en estos casos como en otros muchos, se convierten en población muy vulnerable.

¿Qué niños se consideran niños de riesgo?

  • Pacientes inmunodeprimidos (inmunodeficiencias primarias, trasplantados, pacientes hemato-oncológicos en tratamiento con quimioterapia, niños que reciban fármacos inmunosupresores, biológicos o modificadores de la enfermedad, pacientes sometidos a diálisis, o niños con infección VIH con mal control virológico con carga viral detectable y/o disminución de CD4 o inversión CD4/CD8).
  • Pacientes con cardiopatías congénitas cianóticas, no cianóticas y otras (adquiridas, miocardiopatías, pericarditis, arritmias severas) hemodinámicamente significativas, que requieran tratamiento médico, que asocien hipertensión pulmonar, en el postoperatorio de cirugía o intervencionismo cardiaco, trasplante cardiaco o en espera de trasplante.
  • Pacientes con enfermedades neuromusculares y encefalopatías moderadas o graves.
  • Pacientes con patología respiratoria crónica (fibrosis quística, displasia broncopulmonar, oxigenoterapia domiciliaria, traqueostomía, ventilación mecánica domiciliaria), excluyendo asma (considerar en asma grave).
  • Pacientes con enfermedad de células falciforme homocigota o doble heterocigota.
  • Pacientes con diabetes tipo 1 con mal control metabólico.

¿Qué hago si mi hijo empieza con fiebre?

Lo mismo que hacías hace un mes antes de la llegada de este nuevo virus. Si tiene buen estado general, está contento, tiene buen color y come bien, tranquilos. Desabrígalo y ofrécele agua con frecuencia. Si por el contrario tiene dolor o se queja, puedes darle paracetamol para aliviar los síntomas. Si en algún momento presenta mal estado general, dificultad para respirar, manchas en la piel, rechazo de la alimentación o decaimiento importante, tendrás que consultar bien con los teléfonos de asistencia sanitaria o bien con tu pediatra o si no logras contactar, acudir a urgencias.

Aquí os dejo uno de los post más visto de este blog sobre el manejo de la fiebre. 

¿Entonces los niños asmáticos no tienen más riesgo?

Actualmente, es poco lo que sabemos sobre cómo el coronavirus afecta a las personas con asma. Un estudio reciente de 140 casos no mostró relación con el asma, estaremos atentos a próximos estudios. Eso sí, es muy importante que todos los pacientes con tratamiento de mantenimiento para el control de su asma, continúen con él como así se lo ha pautado su pediatra/alergólogo infantil/neumólogo infantil y que en caso de crisis, recurran a sus inhaladores habituales con el salbutamol y la cámara espaciadora (NO USÉIS NEBULIZADORES ELÉCTRICOS, estos favorece la propagación del virus)

Siempre usad cámara espaciadora como esta adaptada a su edad.

Para todos los padres con hijos con asma os recomiendo la lectura de este documento que acaban de elaborar mis colegas de respirar.org de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap)

Esta cámara es para niños mayores de 6 años

 

¿Cómo puedo prevenir el contagio por COVID-19?

Creo que si algo hemos aprendido en estos días todos como sociedad es a hacer de una vez por todas, una correcta higiene de manos. La inmensa mayoría de enfermedades infecciosas se contagian a través de nuestras manos.

  • Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Si no hay agua y jabón disponibles, puedes usar gel hidroalhólico.
  • Evita tocarte la cara: ojos, la nariz y boca.
  • Evita contacto directo con personas enfermas.
  • Las personas ya sean niños o adultos enfermos deben quedarse en casa. ¿Cuántas veces hemos visto niños con fiebre en el colegio o en las escuelas infantiles? Pues eso, un poco de consideración y si tu hijo está con fiebre, no lo lleves al colegio.
  • Tose o estornuda sobre un pañuelo desechable y tíralo a continuación o tose sobre el codo, nunca sobre la mano. Si lo haces sobre la mano, ve a lavártela inmediatamente con agua y jabón.
  • Y lo más importante de todo: #QuédateEnCasa. Quédate por ti, por tus padres y abuelos que son los más vulnerables, por los miles de niños y adultos inmunodeprimidos que tenemos en nuestro país que pueden necesitar acudir al hospital en cualquier momento, por los profesionales de la salud a quienes has de proteger y sobre todo, para conseguir no colapsar el sistema, no agotar recursos y frenar la curva.

¿Y qué ocurre con las vacunas en los bebés

y en las embarazadas? 

El Ministerio de Sanidad ha emitido un comunicado donde recogen esta información: deben administrarse las vacunas prioritarias.

  • Vacunas hasta los 15 meses de edad incluidos: garantizando especialmente las de los 2 y 4 meses de edad ya que serán sus primeras dosis y la de los 12 meses ya que corresponde a la primera dosis de la vacuna triple vírica (rubeola, parotiditis y sarampión).
  • La vacunación de mujeres embarazadas, como por ejemplo la vacuna frente a la tosferina que se administra entre la semana 27 y la 36 (preferiblemente entre las semanas 28 y 32). Recordad que esta vacuna ha de ponerse de nuevo en cada embarazo y que es la mejor medida para proteger a tu bebé hasta que cumpla los 2 meses de vida momento en el que se podrá poner su primera dosis.
  • La vacunación en poblaciones con riesgo elevado, especialmente personas en tratamiento con eculizumab y trasplantados. Se valorará el riesgo- beneficio de acudir al centro sanitario específico priorizando las medidas e aislamiento físico.
  • La vacunación en brotes epidémicos y postexposición no demorable.
  • Y si a mi hijo le están poniendo las vacunas de la alergia ¿Qué hacemos? Aquí os dejo las recomendaciones de la SEICAP (Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Infantil) aquí 

En el documento del Ministerio de Sanidad también indican que las vacunas se pondrán en los centros de vacunación que puedan cumplir con las medidas de seguridad necesarias en cada momento y que para ello lo ideal es que contactéis telefónicamente con ellos y preguntéis procedimiento, horarios y días que podéis acudir.

Respecto al resto de vacunas no hay problema en demorarlas unas semanas hasta que la situación mejore.

Aun en la circunstancia en la que no hayáis podido poner la de los 2 meses o la de los 4 meses o cualquiera anterior a los 15 meses, tranquilos; no hay problema. En cuanto se levante el estado de alarma vuestro pediatra os ajustará la pauta y os pondremos al día en el calendario vacunal. Es fácil y sencillo. No os preocupéis por esto.

¿Está aconsejado el uso de mascarillas para prevenir?

Tenemos un problema grave de suministros de mascarillas. Grave. Problema que espero se solucione en las próximas semanas En estos momentos a 5 de abril de 2020 tanto el Ministerio de Sanidad como la OMS están valorando la posibilidad de ampliar las recomendaciones del uso de la mascarilla. Hasta ahora las recomendaciones eran estas:

La población general usará mascarillas si…

  • Un profesional sanitario así te lo ha aconsejado.
  • Si tienes síntomas respiratorios (tos, estornudos, mucosidad nasal).
  • Si eres positivo a COVID-19 y así proteger a los demás.
  • Si eres cuidador de un enfermo vulnerable.

Aquí os dejo las recomendaciones de la OMS respecto al uso de mascarillas. 

Recordemos que el uso de mascarillas es vital para enfermos oncológicos que sí las necesitan a diario o para enfermos inmunodeprimidos. Y no te olvides que también son fundamentales para el personal sanitario, quirófanos y cuidadores de enfermos con COVID-19.

Hagamos un uso responsable y prudente de los recursos, por favor. Estaremos atentos a las nuevas recomendaciones a medida que vayamos conociendo con profundidad y exactitud la mejor manera de frenar la pandemia.

¿Qué debo hacer si mi hijo presenta síntomas y ha estado en contacto con un paciente diagnosticado de COVID-19?

  • Mantener la calma. Tu hijo necesita una madre y un padre tranquilos. No olvides.
  • Y a continuación, tratar la fiebre como la tratabas antes de la existencia del covid19, aquí os dejo la información del manejo de la fiebre, vigilar su estado general (que esté animado, que tenga buen color, que respire con normalidad, que coma y beba regularmente…) y si tienes dudas llamar al teléfono de información de tu comunidad autónoma o a tu centro sanitario para hablar con tu pediatra.

  • En casos graves y emergencias: 112

Confinamiento y niños ¿Tenemos que darles vitamina D?

La vitamina D forma parte de los nutrientes esenciales y tiene una función primordial en la salud ósea.

Hay dos formas de adquirir la vitamina D que necesitamos: una por la dieta y la otra y mucho más importante, por la luz solar.

  • Vitamina D en la dieta: existen muy pocas fuentes naturales de vitamina D en la dieta y estos solo aportan una pequeña cantidad de la vitamina D que necesitamos. Entre ellos tenemos a estos tres grupos de alimentos:– El pescado azul, rey indiscutible de la vitamina D: dorada, atún, bonito, sardinas, caballa, bonito, salmón, arenques, salmonetes, pez espada o palometa.– Yema de huevo– Leche de vaca
  • Sin embargo, debemos saber que la fuente más importante de esta vitamina es la radiación solar que al incidir sobre nuestra piel se sintetiza Vitamina D. Se estima que una media de 10-15 minutos de exposición solar al día en cara, cuello y brazos es suficiente para sintetizar toda la vitamina D que necesitamos en un día.

Hasta el momento todos estábamos tranquilos porque la inmensa mayoría de los niños garantizan esos diez minutillos de sol al día. Ahora bien, los niños llevan más de dos semanas en casa y es casi inevitable la pregunta que todos nos habéis hecho llegar estos días: ¿Y ahora qué? ¿Les suplementamos con Vitamina D?

Hasta el momento la Asociación Española de Pediatría no se ha pronunciado en cuanto a suplementar a toda la población, es decir, si tu hijo tiene más de 12 meses y no tiene ninguna enfermedad carencial no hace falta suplementar.

¿Quién sí debe tomar vitamina D3?

Todos los bebés menores de 12 meses alimentados con lactancia materna, o con leche de fórmula que no tomen al menos un litro diario de fórmula adaptada enriquecida en vitamina D, que ya os adelanto que es raro encontrar un bebé menor de un año que tome más de un litro de leche al día.

Y esta recomendación no ha cambiado; sigue siendo la misma desde hace años

Por lo tanto ¿qué os puedo recomendar yo como pediatra y madre de dos niños que también llevan dos semanas sin salir de casa?

  • En cuanto salga el sol, ponles una camiseta con la que se les exponga un poco los brazos, abre la ventana o sal al balcón los afortunados que lo tengan y a tomar el sol diez minutos. Lástima que los aplausos no sean a las 12 de la mañana en lugar de las 8 de la tarde, así mataríamos dos pájaros de un tiro.
  • Ofréceles tres o cuatro veces a la semana pescado azul. Intenta que siempre haya huevos en la nevera y que se tomen su buen vaso de leche al desayuno, a la merienda o a la cena.

¡Ojo! Pescado, pescado, niños y mercurio.

Los niños pueden comer todo tipo de pescados excepto estos de los que os hablo a continuación. 

Según las últimas recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) los niños menores de 10 años, así como las mujeres embarazadas o aquellas que están dando pecho, no deben tomar:

  • Emperador (pez espada)
  • Atún rojo
  • Lucio
  • Tiburón (cazón, marrajo, pintarroja y tintorera)

Niños entre los 10 y los 14 años el consumo recomendado no debe superar los 120 gramos al mes.

Así que mientras no nos digan lo contrario, no hace falta suplementar. Esperemos que el tiempo nos de una tregua y podamos arañar esos diez minutos de sol que necesitamos todos.

Tengo el COVID-19 y me han asilado en casa

¿Qué debo saber? 

Dado que la inmensa mayoría de los enfermos con COVID-19 presentarán o presentaremos síntomas leves y lo pasarán o pasaremos en casa, es importante tener claras cuáles son las recomendaciones a seguir.

  • ¿Puedo circular por toda la casa?
  • ¿Cómo me comunico con el resto de mi familia?
  • ¿Qué medidas he de tomar?
  • ¿Y si son niños?
  • ¿Tengo que lavar de forma especial la ropa?

Por eso he escrito este artículo en mi colaboración con La Sexta en mi sección de #ATuSalud

Y respecto al embarazo, lactancia y recién nacidos,

¿Qué sabemos?

Respecto a este tema os dejo aquí el post que escribí para que profundizar en este tema.

Y termino con un mensaje que he repetido ya en varias ocasiones a lo largo de estos días pero que considero que es vital recordar:

Que los profesionales sanitarios llamemos a la calma y a la prudencia no quiere decir que no estemos preocupados. Lo estamos. Mucho. Pero insisto una vez más, aún en el peor de los escenarios, el pánico JAMÁS ayuda. En situaciones críticas, nuestros pacientes siempre agradecen serenidad por nuestra parte. Forma parte de nuestro trabajo. Cuando cruzo la línea y soy paciente, agradezco profesionales serenos y cabales. Cuando ha sido mi familia la afectada, lo que necesitaba era profesionales tranquilos, eficientes, responsables y serenos. No histéricos ni alarmistas.

Dicho esto, tenemos un gran sistema sanitario y unos grandes profesionales. Yo sí confío en ellos. Cuando como pediatra me he visto, o me veo en situaciones tremendamente dolorosas y difíciles, soy plenamente consciente de que lo último que necesitan esos padres es que yo pierda el control. Así que mantengamos la calma, sigamos con nuestras vidas, transmitamos tranquilidad a nuestros hijos, sigamos ESTRECHAMENTE las recomendaciones oficiales y colaboremos unos con otros.

#QuédateEnCasa

Muchas gracias. (Última actualización 9 de abril de 2020)

Dra. Lucía Galán Bertrand. Pediatra y escritora. www.luciamipediatra.com

Aquí tenéis todos mis libros.

 

Si buscáis más información, recurrid a fuentes fiables, por favor. Aquí os dejo las más importantes.

« »

© 2020 Lucía, mi Pediatra.

AVISO LEGAL - POLÍTICA DE COOKIES