Lucía, mi Pediatra.

Desde la experiencia de mi profesión y la sensibilidad de mi maternidad.

Los niños también tienen gripe.

Sí, los niños también tienen gripe. Y es tan frecuente o incluso más que en los adultos. De hecho, los niños menores de 2 años ingresan por este motivo en más ocasiones que los mayores de 65 años, aunque en estos últimos las complicaciones son mayores.

Pocas veces habéis salido de la consulta del pediatra con el diagnóstico de “gripe” ¿verdad? Esto es porque en los niños, sobre todo en los más pequeños, pasa casi desapercibida dentro del contexto de un cuadro más de mocos, toses, malestar y fiebre. No todos los catarros son gripes, ni mucho menos, ni todas las gripes son catarros.

Son virus diferentes con síntomas similares.

¿Cuáles son los síntomas?

Los niños cuanto más pequeños, más generalizan sus síntomas: desde una fiebre sin foco en un lactante, hasta un cuadro de fiebre alta, malestar, tos, diarrea y vómitos en un niño de dos años. Como veis no todos los vómitos son gastroenteritis, ni todas las fiebres altas son infecciones bacterianas graves.

A medida que son más mayores fácilmente nos dicen lo mal que se encuentran. “Me duele hasta el pelo” me dijo mi hijo el año pasado en lo que parecía una gripe.

Sí, cuando ya tienen los 6-7 años se quejarán de malestar, mialgias (dolor muscular), cefalea (dolor de cabeza), congestión nasal, estornudos, dolor de garganta, mocos y tos.

El virus de la gripe cambia cada año, por eso no nos da tiempo a inmunizarnos y somos susceptibles de contraer la enfermedad cada invierno.

¿Cómo se contagia?

La gripe se contagia con mucha facilidad. Es casi imposible no “caer” si son tus hijos los que enferman. Y curiosamente son los niños los vectores de la enfermedad, es decir, son ellos los transmisores número uno del virus.

¿Cómo? A través de sus besos, con virus o sin virus, siempre dulces. A través de sus estornudos, “Pon la mano al estornudar” – es inútil, nunca la ponen; su moqueo continuo con rastros en todas las mangas de sus camisetas y camisas, y en las nuestras; sus toses incesantes en las que parece que solo se calman si te tumbas a su lado en mitad de la noche y por supuesto a través de sus manos, esas manos que donde mejor están es buscando nuestro calor…

Cómo ves, difícil no contagiarte pero recuerda… El lavado de manos frecuente es la medida preventiva más eficaz para prevenir enfermedades en el mundo.

¿Cómo se trata?

No hay tratamiento eficaz para eliminar al virus. No sirven los antibióticos salvo en contadas ocasiones en las que se produce una sobreinfección, como por ejemplo una neumonía. Así que no nos cansamos de repetir en esta época del año que el tratamiento es sintomático:

  • Mantener bien hidratado al niño, ofreciéndole agua con frecuencia para evitar la deshidratación
  • Ofrecerle comida respetando sus gustos y apetito. Si no quiere comer, tranquila ¿acaso tienes tu hambre cuando estás tiritando en la cama bajo 3 mantas y con 39ºC? ¿Verdad que no? Ellos tampoco. No te preocupes. Consiéntele un poco con lo que más le guste y agua, agua y más agua.
  • Antitérmicos como el paracetamol si la fiebre genera malestar.
  • Y calor de hogar…

Gripe¿Cuáles son los signos de alarma?

Más importante que saber que tiene vuestro hijo,  es diferenciar cuáles son los signos de alarma por los que debéis consultar con vuestro pediatra.

  • Si tiene fiebre alta y tras 3-5 días no desciende.
  • Si está muy decaído, adormilado y poco activo.
  • Si le salen manchitas en la piel. La gripe a diferencia de otras muchas enfermedades víricas de los niños, no produce exantema (lesiones en piel).
  • Si la tos empeora con el paso de los días.
  • Si tiene una respiración agitada, más frecuente de lo normal u observas dificultad respiratoria o pitos.

¿Se puede prevenir?

Cada año la OMS decide las nuevas cepas a incluir en la vacuna anual y se inicia la campaña entorno a Octubre-Noviembre.

¿Quiénes se deben vacunar?

La vacuna de la gripe, como todas las demás, no es obligatoria. En España no se recomienda de forma universal, solamente a >65 años por tener más riesgo de complicaciones, a mujeres embarazadas para protegerse ellas mismas y a sus bebés a través del paso de defensas vía placentaria y a niños, adolescentes y adultos mayores de 6 meses que tengan alguna enfermedad de base como pueden ser asmáticos, cardiópatas, niños con  hiperreactividad bronquial o con alguna inmunodeficiencia, diabéticos, enfermos renales…

Aquí os dejo las recomendaciones más extensamente descritas de este año del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

También es importante recordar que los familiares que convivan con el paciente que se vacune, deben vacunarse también para protegerle. Es decir, si un niño tiene asma, deberían vacunarse sus hermanos y los papás.

Que no se nos olvide que el personal sanitario somos pieza clave en todo este asunto:

  • Primero, porque cada invierno vemos a cientos de niños con gripe por lo que nuestras posibilidades de contagio son muy altas
  • Segundo, porque si enfermamos y vamos a trabajar antes de lo que corresponde somos una fácil fuente de transmisión, y esto no debe ocurrir.

En mi caso me vacuno por partida triple:

  • Para protegerme y protegeros: Soy personal sanitario
  • Para evitar complicaciones más graves: Soy asmática
  • Y por último, para proteger a mis hijos cuando llego a casa y me los como a besos tras una larga jornada de guardia rodeada de mocos, toses y gripes.
« »

© 2016 Lucía, mi Pediatra.